febrero 20, 2024

Política

Pérsico, el ex montonero y cofundador de Quebracho que atiende en los dos lados del mostrador: organiza piquetes y maneja $200.000 millones

Emilio Pérsico, además de liderar el Movimiento Evita que encabeza numerosos piquetes, conduce la Secretaría de Economía Social que administra una colosal caja del Ministerio de Desarrollo Social. Integró Montoneros y participó de la fundación Quebracho, la violenta organización que llegó a perpetrar ataques con bombas molotov.

El aumento de las protestas sociales volvió a exponer a figuras como la de Emilio Pérsico, el líder del Movimiento Evita que promueve piquetes y que, al mismo tiempo, ocupa un lugar clave en el Gobierno nacional y maneja una caja de 200.000 millones de pesos destinados a la asistencia social.

De la mano de Alberto Fernández, Pérsico consiguió un lugar clave en la Casa Rosada. Desde diciembre de 2019 conduce la Secretaría de Economía Social, que administra una colosal caja del Ministerio de Desarrollo Social.

Según los datos publicados en el «Presupuesto Abierto» del Ministerio de Economía, actualizados al 30 de marzo de 2022, el área de Pérsico maneja cerca de 200.000 millones de pesos, destinados al programa Potenciar Trabajo, que alcanza a más de un millón de beneficiarios que realizan tareas de limpieza, albañilería, agricultura, entre otros rubros.

Las partidas que pasan por las manos de Pérsico representan casi el 40% de lo que recibe el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

El papel que ocupa Pérsico en el gobierno nacional volvió a generar controversia en los últimos días, a partir de las multitudinarias marchas y acampes que realizaron organizaciones sociales para reclamar el aumento de los planes y provocaron graves inconvenientes.

En esta oportunidad, el líder del Movimiento Evita optó por criticar el reclamo social. “Hay cuestiones políticas, no es casualidad que un sector político esté en la calle”, dijo en declaraciones a Radio Metro.

Y es de público conocimiento que el objetivo de Pérsico es lograr que el Movimiento Evita quede al frente de un Ministerio en el gobierno nacional para manejar todos los recursos destinados al mundo de la economía informal. “Es un reclamo que tenemos los movimientos populares desde el año 2015″, reconoció Gildo Onorato, uno de los referentes del Evita, en una nota con el diario La Nación.

Pérsico no es el único referente del Evita que forma parte del gobierno. También está Fernando “Chino” Navarro, quien conduce la Secretaría de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete y tiene su despacho en la Casa Rosada.

Pero el caso de Pérsico es más llamativo, sobre todo, por su pasado: además de integrar el grupo guerrillero Montoneros, en los ´90 participó de la fundación de la organización Quebracho, que siempre se caracterizó por el uso de extrema violencia en sus manifestaciones.

Incluso, Pérsico justificó los ataques perpetrados con bombas molotov: “¿Quién no lo ha hecho en algún momento en Argentina?”, dijo, según reprodujo una nota del diario Clarín de fines de 2016. También reivindicó la violenta metodología de los grupos autodenominados mapuches en el sur del país.

Con la llegada de Néstor Kirchner al poder, Pérsico se encargó de afianzar sus vínculos con los funcionarios de turno. Se acercó al entonces gobernador bonaerense Felipe Solá y, en 2005, llegó a ocupar el cargo de vicejefe de gabinete bonaerense.

Tiempo después, el líder piquetero logró su salto al gobierno nacional. Fue en 2008, de la mano de Alicia Kirchner, para desempeñarse como subsecretario de Comercialización de la Economía Social, en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social. Sin embargo, renunció poco después tras la detención de su hijo, a quien atraparon transportando plantas de marihuana en un vehículo del gobierno nacional.

Hoy, vive en una casa en la localidad bonaerense de Isidro Casanova. Según reconoció el mismo Pérsico, se la compró al ex líder de la organización Montoneros Mario Eduardo Firmenich, quien fue indultado por Carlos Menem junto a los jerarcas de la última dictadura, como Jorge Rafael Videla. “Se la compré al «Pepe» (nombre que usaba Firmenich cuando era “revolucionario”) para ayudarlo porque estaba con un problema económico”, reconoció el piquetero-funcionario en su momento a Perfil.