junio 24, 2024

Ciudad

Árboles caídos y autos dañados por el temporal, durante la madrugada en Capital

Decenas de árboles caídos en varios barrios y más de 300 llamados al Centro Único de Coordinación y Control (CUCC) que centraliza las líneas de emergencia 103 y 911 se registraron durante el temporal de lluvia y fuertes vientos que azotó la ciudad de Buenos Aires la madrugada de este miércoles, informó el Gobierno porteño.

Según se detalló, en el CUCC, que concentra llamadas que ingresan a la línea 103 (Emergencias Defensa Civil) y las derivadas del 911 (Emergencias), “se registraron un total de 321 situaciones, 319 a causa de los fuertes vientos y 2 relacionados con anegamientos. La mayor cantidad de llamados se originaron por hechos en la Comuna 7, seguida de la Comuna 4”.

En tanto, se precisó que las ráfagas alcanzaron unos 80 kilómetros y que, “hasta el momento se relevó la caída de dos postes y 119 ramas y algunos árboles que están siendo relevados. La Comuna 4 fue la más afectada, y no hubo heridos registrados”.

Uno de los árboles caídos aplastó un vehículo en la avenida Cabildo y Zabala, en el barrio de Belgrano; al igual que otro que cayó en la autopista Dellepiane, que fue removido antes que comience el tránsito intenso en la zona.

Otro árbol que se desplomó en la vereda, sin ocasionar daños, se puede ver en la avenida Julio A. Roca, entre Belgrano y Moreno, en el centro porteño.

En tanto, en la avenida Callao, entre Arenales y Juncal, en Recoleta, hay ramas caídas que inclinaron un poste de luz y otras quedaron suspendidas sobre cables; mientras que en avenida Juan B. Justo y Virgilio, en el barrio de Villa Luro, también se cayó un árbol de gran porte.

Además, un árbol destrozó un patrullero de la Policía de la Ciudad en Monseñor Búfano al 1000, en Villa del Parque; mientras que en Almagro un árbol arrancó un balcón, un equipo de aire acondicionado, la baranda de un segundo balcón y cayó sobre una camioneta y un auto que estaban estacionados en Mario Bravo entre Tucumán y Lavalle.

El Gobierno de la Ciudad señaló que desde abril de 2012 no se registraba un número tan elevado de ramas o árboles caídos.